Fotos

Advertisements

ABRAZADO A TU RECUERDO

Conocer en un momento
Los secretos del espacio
Al perderme en tu mirada
Como un agujero negro
Que me atrapa y me deja
En medio de un laberinto
Donde persigo tu sombra
Y es tan sólo un espejismo
Dónde el cielo se desgarra
Y un atardecer sangriento
Va anunciando la agonía
Y el dolor que hay en el mundo
Dónde huele a tu perfume
Dónde se ha estancado el tiempo
Al otro lado de la pared
En la casa junto al fuego
Ahí es dónde te espero
Dónde grito en silencio
Ahí es dónde me muero
Abrazado a tu recuerdo
He andado tanto tiempo
Para encontrar el olvido
Me he quemado en los volcanes
He caído en los abismos
De un planeta tan oscuro
Sin luna sin firmamento
Luchando contra quimeras
Gritando tu nombre al viento
Tan sólo me contestaba
Incansablemente el eco
Y llegué sin darme cuenta
A las puertas del infierno
Te he buscado entre las llamas
Dónde acaban los caminos
Entre brasas y cenizas
He encontrado algo tuyo
El zapato de cenicientas
Que se ha colado en mi cuento
AquÍ sólo en las tinieblas
Me estaré volviendo loco…
Dónde huele a tu perfume
Dónde se ha estancado el tiempo
Al otro lado de la pared
En la casa junto al fuego
Ahí es dónde te espero
Dónde grito en silencio
Ahí es dónde me muero
Abrazado a tu recuerdo…

ENTRE LAS SOMBRAS

Entre las sombras de la ciudad
Se esconde otra realidad
La de los seres de ojos tristes
Que arrastran hambre y soledad
Pequeñas almas que se mueven
Al son de la fatalidad
Luchan por sobrevivir
Y a veces dice su mirar

Quién me preguntará algún día
Que es lo que soy y lo que fui
Quién se acordará de mi
Hasta el final seguiré así
Quién sabe que hace mucho tiempo
En un reinado yo nací
Ahí encerré todos mis sueños
Perdí la llave y me fui

Malabaristas de la vida
Ilusionistas y demás
Son las estrellas de la calle
Y van exhibiendo su verdad
Un sueño roto en la acera
En mil pedazos de cristal
Vendedores de ilusiones
Que a veces dicen al pasar

Quién me preguntará algún día
Qué es lo que soy y lo que fui
Quién se acordará de mi
Hasta el final seguiré aquí
Quién sabe que hace mucho tiempo
En un reinado yo nací
Ahí encerré todos mis sueños
Perdí la llave y me fui

Hay mil ciudades tantas sombras
Que esconden otra realidad
Tantas miradas que ocultan
Preguntas que vienen y van
Con el temor de cada día
De no llegar hasta el final
Cuando la noche viene fría
Y hay que dormir en un portal

Quién me preguntará algún día
Que es lo que soy y lo que fui
Quién se acordará de mi

PALABRAS

Palabras que nacen
Que suben y crecen
Que dibujan en el aire
Formas que se deshacen
Burbujas que vuelan
Dónde quieren te llevan
Y luego explotan sin dejar señal

Palabras que mienten
Seducen y hieren
Promesas que vuelan
Como aves que emigran
Juegos de palabras
Leyendo entre ellas
Intentas entender y te lían…
Te lían, te lían…

Siempre sobra o falta
Alguna palabra por exceso o carencia
No dice nada…
Siempre queda apartada
En medio del silencio la palabra adecuada…

Diálogos de sordos
Tertulias monólogos
Que te cansan marean
Y nada aclaran
Sinónimos homónimos
Adjetivos y verbos
Que mal utilizados
Sólo forman un caos, un caos…

Palabras de cera
De fuego de rabia
Te acarician te queman
Te juran te engañan
Palabras de honor
Y aún hay algo peor
Palabras de amor
De amor…

Siempre sobra o falta
Alguna palabra por exceso o carencia
Siempre queda apartada

EL TIEMPO

Te hablo de un viajero imparable y extraño
Allá dónde va dicen que lo cura todo
Dicen que es de oro y también que es relativo
Te hablo de un viajero que se llama el tiempo

Te miente te engaña no tiene remedio
Nunca pasa igual se queda contigo
Cuando eres feliz siempre sale volando
Pero en el dolor va y se vuelve eterno…

El tiempo es un ladrón
Que roba tu ilusión
Se esconde trás tu espejo
Y cambia tu reflejo
Intenta detenerlo
Te hará prisionero
Sólo te libera al final del camino…

Te hablo del momento que se te ha escapado
De lo que dejaste a medio acabado
Sueños y recuerdos yacen por el suelo
En el viejo tren del tiempo perdido

Las sombras del ayer presente y futuro
Ya antes de nacer te estaban esperando
Estabas destinado a vivir atrapado
En el eterno reino dónde manda el tiempo

Y si alguna vez te crees que eres su dueño
Por unos instantes sólo porque el viento
Te trae un perfume y vuelves al pasado
Sólo es una broma que te gasta el tiempo….

ARTE

Dia del viento

Hoy ha sido el dia del viento.  Un viento cálido que nadie esperaba, más bien reconfortante por subir la temperatura de este frio mes de febrero., Divertido para unos, tétrico para otros, absurdo y molesto para muchos, asi es el viento.  Mi abuela, que muchos consideraban un poco chiflada, tal vez porque era algo poeta y eso no gusta a todo el mundo, decía que había que saber escucharlo, entender su lenguaje y dejarse llevar por él hacia los lugares más lejanos.  Así era como conseguía dormirme en las noches de viento a pesar de las ráfagas que amenazaban  acabar con las persianas de madera y con los cristales y hasta con la mismísima casa que se ponía a crujir enfurecida contra ese enemigo invisible..  En Bretaña el viento sopla fuerte…  Yo sin embargo, recordaba las dulces palabras de la abuela y me dejaba llevar por el viento con la esperanza que me haga descubrir esos  lugares desconocidos por donde él viaja y que sólo habia visto en alguna revista o en la tele.  Y me dormía con la esperanza de visitarlos en sueños pero por desgracia no siempre ocurría así.  Sin embargo una noche soñé que yo era el viento y me sentía libre y poderosa.  Hacía crecer las olas, producía sinfonías deslizándome entre las hojas de los árboles más altos, y hasta le quitaba la gorra a algún que otro paseúnte con cara de mala leche.   Fuerte y rebelde, yo sabía muy bien a donde me dirigía  y la naturaleza me recibía con respeto y alegría. pero cuando llegué a una ciudad, todo empezó a ir mal, solo los niños se lo pasaban bien conmigo y yo con ellos haciendo volar sus cometa. Soplando sobre los grandes edificios cerrados no pude evitar romper algun que otro cristal, y enseguida oí gritos atermorizados.  Entonces me pregunté por qué la gente vivía apilada unos encima de otros, como platos de cocina,y no unos al lado de otros, lo que en mi sueño me parecía más lógico, asi que quise destruir esas casas tan grandes donde me recibían tan mal y me puse a soplar con todas mis fuerzas hasta derribarlas.  Entonces me desperté espantada por lo que acababa de hacer.
Dicen que el mayor número de enfermos mentales se encuentra en los lugares de la tierra más expuestos al viento.  La gente se vuelve loca por escucharlo todo el día   y lo primero que se nos ocurre es que no es para menos.  A muchos les pone nerviosos ese aullido incesante, ese poder invisible contra el cual sólo podemos encerrarnos en casa para protegernos de sus caprichos.  El viento es libre, y nos hace recordar hasta qué punto nosotros no lo somos. Atrapados en nuestras casas, entre el vecino de abajo y el de arriba, atrapados en nuestras vidas, entre lo que hacemos y lo que nos gustaria hacer, atrapados en un mundo donde no siempre somos felices, sólo nos falta el viento, ese viajero rebelde,  para recordarnos esos sueños de libertad a los cuales muchos han renunciado.     Así que, de vez en cuando acordémonos que aunque no podamos volar como él, tal vez podamos permitirnos salir alguna vez de nuestra propia cárcel y volver a ser aunque sólo sea por un momento, ese niño libre que corría detrás de su cometa.